fbpx

Las mascarillas faciales son un complemento de belleza que deberías tomar como ritual diario, ya que te ayudará a mejorar la dermis facial. Los beneficios que conseguirás dependerán de qué tipos de mascarillas faciales utilices. 
Las mascarillas actúan de forma instantánea en la piel, ya que contienen una alta concentración de principios activos, causando un gran efecto en la capa superficial de la piel, así como en la profunda epidermis.

Es aconsejable aplicar una mascarilla facial al menos una vez por semana o cada quince días, y que ésta, se adapte a tu tipo de piel. Antes de aplicar la mascarilla facial, es necesario que limpies tu rostro en profundidad: eliminando todo resto de maquillaje y realiza una exfoliación facial para eliminar las células muertas, esto hará que el efecto de la mascarilla se potencie más. Coloca la mascarilla en tu rostro y déjala actuar entre 10 a 20 minutos según el tiempo indicado.

Tipos de mascarillas faciales

Una de las funciones más conocidas de las mascarillas faciales son la limpieza,  la hidratación, la iluminación y la relajación de la piel. Utiliza la que necesites en cada momento.

Hidratantes y nutritivas: indicadas para todo tipo de piel, no sólo para la piel seca, ya que la piel grasa también sufre deshidratación. Este tipo de mascarilla ayuda a que la piel se vuelva suave y sin tirantez. Suelen contener ingredientes como el extracto de manzanilla, caléndula y aceite de karité.

Purificadoras: ideales para limpiar en profundidad los poros y trabajando en la eliminación de puntos negros. No importa el tipo de piel que tengas, estas mascarillas serán útiles para eliminar la suciedad de tu rostro. Perfectas para piel grasa y todo tipo de pieles en la zona T. Sus principales ingredientes suelen ser: algas, arcilla y extracto de mentol.

Calmantes: ayudan a relajar la dermis, eliminar rojeces y suavizar la tirantez. Aconsejables para quienes poseen piel sensible e irritada. Devuelven la suavidad, bienestar y flexibilidad a la piel.

Iluminadoras: para quienes lucen un rostro apagado y quieren lograr un efecto flash e iluminar el rostro de forma natural, las mascarillas iluminadoras son una opción perfecta. El ácido hilaurónico, el colágeno o vitaminas específicas que tienen un efecto inmediato en la piel, son algunos de sus componentes activos.

Encontrarás numerosas mascarillas faciales según su textura y composición: de hidrogel, silicona, de barro, en polvo, en forma de crema, elige una según lo que tu piel necesite.